Kill Bill vol.1 (2003)

Volumen 1


Si se trata de mitificar a un personaje y a una actriz pues Quentin Tarantino mete a su musa Uma Thurman a icono pop (no de rara belleza, sino de atractiva fealdad) repartiendo venganza a chorros, de sangre. 'La Novia' tiene un nombre, pero lo desconocemos. Del mismo modo que tiene un pasado pero nos es irrelevante. Conocemos (una parte de) su punto de inflexión. Conocemos (una parte de) su nueva formación. Y conocemos (una parte de) su venganza.

Tarantino narra su historia a partes. Por eso, entendida como narración no habrá dos películas Kill Bill, habrá sólo una, o cientos de ellas. Fragmentación del discurso. Por eso este volumen 1 es la miel en los labios que nos deja esperando con ansia su par, no por continuación de la historia –que también– sino por enriquecimiento de la primera obra, que se antoja incompleta.

Al ser incompleta dejará insatisfecho a buena parte de la grada, menos a aquellos que pensamos que Tarantino es mejor (aún/incluso) director que guionista. Para nosotros, Kill Bill vol.1 será un lúdico ejercicio de estilo, parcialmente placentero, que recorre a modo de montaña rusa la cabezota de Quentin Tarantino.

Un realizador superdotado (pese a su afición al corta y pega) que en este primer volumen funciona como arquitecto cinematográfico, montando la estructura de la que partirá en el volumen 2 y dejando volar la cámara a un par de planos cenitales que nos permiten acceder a las entrañas de su planificación de la escena. Porque sí, este primer volumen es un cuerpo vacío y hueco, mero formalismo, que incluye momentos maravillosos como la pelea final (en el patio nevado de atrás) entre 'La Novia' y O-Ren, uno de los encuentros más violentos y hermosos del cine pop-moderno.




Pd. Este artículo está plagado de paréntesis a la manera en que el director de Pulp Fiction introduce el inciso. Sirva de ejemplo en el film que nos ocupa el inserto de un corto de animación manga que devoramos con ojos como platos, y que encaja milagrosamente en este fantástico puzzle.


Comentarios

Àlvaro ha dicho que…
¿Sabías que la secuencia de la pelea en la cocina es un homenaje a una secuencia de la serie Alias, de J.J.Abrams? Serie en la que, por cierto, hay algunos capítulos dirigidos por Tarantino, en los que también aparece como uno de los personajes.

Si piensas ver alguna vez esa serie, clara antecesora de Perdidos en cuanto a intriga y misterio, no veas la secuencia de la que te hablo, ya que tiene algún spoiler.

http://www.youtube.com/watch?v=weCzyBcEQv0&NR=1
Trecce ha dicho que…
A mí me resultó entretenida, lo reconozco.
Jon Nieve ha dicho que…
Precisamente hoy me han regalado una camiseta genial
pone "Kill pig" y sale un cerdo metido en un chándal amarillo y con una catana.
Ya la veras en tu proxima visita.
La entrada muy buena!

Entradas populares