martes, 14 de septiembre de 2010

You will meet a tall dark stranger (2010)

Vuelve


Vuelve Woody Allen a Londres y vuelve a sus comedias de personajes corales para su cita anual con el cine en You Will Meet a Tall Dark Stranger. En esta ocasión actorazos de la talla de Anthony Hopkins o Naomi Watts rebajan su caché para trabajar a las órdenes del director de Manhattan. Antonio Banderas es un error de casting, siempre se le ve forzado, fuera de lugar aun cuando pretende ser discreto.

Con la teatralidad que caracteriza a todos sus trabajos, vuelve Allen a hablarnos de sus temas estrella: el miedo a la muerte y el miedo a estar solo, la fidelidad y el compromiso. Sin embargo, trata a sus personajes con una desgana preocupante. Woody Allen está agotado, haciendo una y otra vez la misma película, buscando la inspiración en esa mujer de la ventana de enfrente que siempre viste de rojo.

Ya está mayor, y claro está, a veces se le va la cabeza (algunas elipsis rompen el ritmo del relato) pero Woody Allen sigue siendo el abuelo tierno, pillo y cabrón al que toca visitar una vez al año.


3 comentarios:

Trecce dijo...

Y, menos en una, siempre ve uno algo en sus pelis.

víctor blanco dijo...

esa una que tu dices alfonso, para mí es El sueño de Cassandra, sucedáneo mediocre

cuál es para ti?

Trecce dijo...

Cuando redima el "pecado" (venial, seo sí) de no haber visto "El sueño de Cassandra", ya te diré.
Yo me refería a "Vicky Cristina Barcelona"
De todos modos, ya sabes que en esto de los gustos, cada quien es cada cual.