martes, 18 de diciembre de 2012

El Hobbit (2012)

Elige la aventura


El mundo ha cambiado. Lo siento en el agua. Lo siento en la tierra. Lo huelo en el aire.

Una década atrás (olvidemos la palabra crisis) la voz misteriosa y virginal de Galadriel prendía la mecha de El señor de los anillos. Lo hacía con el murmullo de un augurio terrible y emocionante. Sin embargo El Hobbit parece la demostración más placentera posible de lo contrario. Nada ha cambiado realmente en este mundo. Seguimos sintiendo una debilidad pasmosa por la aventura y el descubrimiento.

Martin Freeman no es Elijah Wood. Como Bilbo no es Frodo. Allá donde Frodo es un pelele del destino, un héroe por exigencia del guión, Bilbo labra su propio devenir, tiene carácter y toma decisiones personales. Quiere el anillo. Bilbo elige la aventura. Frodo se la encuentra. ¿Los actores? Pues lo mismo. Freeman me encanta.

La vuelta de Peter Jackson a la Tierra Media se erige en un monumento a la manera de contar viejas historias de héroes y mitos, tómese como ejemplo el hallazgo mayúsculo de las montañas que despiertan como Gigantes de piedra, el maravilloso prólogo en el que Bilbo narra la historia del reino de Erebor (que da paso a un nuevo comienzo en La Comarca, igual que ocurriese en La Comunidad del Anillo), el asedio de unas arañas gigantes a la casa de Radagast (a las que solo intuimos, pues nunca las llegamos a ver) o el descubrimiento no casual del valle de Rivendel. Jackson ha depurado su tiempo narrativo, moldeando una película sin baches ni altibajos rítmicos. Todo forma parte de un mismo regocijo frenético y que parece sin fin.

Jackson está dispuesto a repetir la hazaña colosal de El Señor de los Anillos en una nueva trilogía épica probablemente hinchada con motivos comerciales. Pero y eso, ¿qué importa ahora? El ‘Continuará…’ como elemento final redondea aún más si cabe la obra. Nos hace creer que lo mejor está por llegar. Y eso ya es una satisfación en sí misma.

La aventura queda suspendida en nuestra imaginación para vivir en ella el suspiro del alto en el camino.

 

9 comentarios:

Anna K. dijo...

La vi ayer precisamente y a mí me pareció muy mala... pero cada cuál tiene su opinión, eso es lo bueno.

Trecce dijo...

Por ahí he leído u oido (no recuerdo) que no deja nada a la imaginación. Y yo pregunto ¿eso es malo? y me respondo a la vez: "per se" no tiene por que serlo.
Creo que la imaginación está en el propio relato, en el mundo que "El Hobbit" crea y recrea.

Víctor E. Blanco dijo...

Desde luego. Todo son opiniones. A mí me encantó. Pasé un rato maravilloso y me la fumé embobado. Pero entiendo que haya a quién le haya ocurrido todo lo contrario. Yo no he leído a Tolkien. Eso puede ser un factor.

Víctor E. Blanco dijo...

En cuanto a si deja algo a la imaginación, creo que Peter Jackson domina muy bien el espectáculo, y juega sus mejores cartas para dar el máximo rendimiento a la función. En esta película se habla de un dragón, al que no vemos, aunque evidentemente lo explotará en las dos próximas entregas. A Jackson le gusta hacer brotar nuestra imaginación, pero también le encanta mostrarlo todo. Todo. Pero no es idiota, en el sentido de que no subraya lo obvio. No dirige pensando que su público es imbécil. Y aunque parezca una tontería hay muchos directores que parece que sí lo hacen.

Jon Nieve dijo...

Es la mejor película que se ha hecho en el universo de ESDLA. Y uno piensa, ¿qué no habría podido hacer Peter Jackson si le hubieran asegurado el éxito que iba a tener su anterior trilogía?¿Dos películas por libro?¿Incluso tres?...¿O dejando volar la imaginación...una serie de HBO?
Si vienes en Navidades, volvemos a verla juntos.

Víctor E. Blanco dijo...

Pues sí. Probablemente hubiese hecho una película más por libro. Los seguidores de Jackson estarían encantados y quien no estuviese de acuerdo no pagaría la entrada y todos tan contentos. No sé por qué la gente se enfada porque vaya a sacar tres películas de 'El Hobbit'. A quien no le guste que no las vea!

Sí, esta Navidad estaré por allí.

Anónimo dijo...

Eres un vendido. Seguro que este blog está pagado por las productoras como un producto viral para promocionar sus películas.

Qué asco de sociedad, ya no se puede leer nada sin manipular ni siquiera en los blogs.

Víctor E. Blanco dijo...

Me ha contratado Boyero para que le vea las películas que duran más de 87 minutos. No le da la vejiga.

el caballero de la triste figura dijo...

lo de bloguers comprados me ha matado xdd

alfonso sabe que no tiene razón, yo ayer la ví con él por segunda vez y lo que me maravilló tanto en una primera instancia ya no lo ha hecho en una segunda, digamos que tras el pistoletazo del primer visionado, la película se desinfla bastante, sobre todo cuando esta nueva compañía abandona la comarca. El prólogo y los momentos en solitario de bilbo siguen siendo lo mejor.

y sobre lo que dices de que no hay altibajos, creo que esta película precisamente es donde peca, tiene momentos muy buenos, y momentos muy aburridos, es una montaña rusa que por momentos está a punto de descarrilar. Espero que mejore en la segunda parte.