sábado, 27 de junio de 2009

Presencias extrañas (2009)

Terroríficamente detestable


SINOPSIS: Anna Rydell (Emily Browning) regresa a casa junto a su hermana -y mejor amiga- Alex (Arielle Kebbel), tras su estancia en un hospital mental. Pero su recuperación se pondrá en peligro por culpa de su cruel madrastra, de su padre ausente y de la presencia de un fantasma que habita en la casa...

¿De verdad pueden lucrarse los señores que produjeron Presencias extrañas con un remake tan idiota? No hay tensión ninguna porque toda la película está construída a base de clichés de multicine de sobremesa. No diré que la película no cumple con su cometido, porque asustar asusta. Yo de hecho metí varios brincos en la butaca y salí a-co-jo-na-do. Lástima que lo único que me provocaba miedo era la idea de haberme quedado sordo en alguno de esos efectos de sonido que utiliza el film para dar sustos. Qué tramposillos son los hermanos Guard, los encargados de dirigir esta adaptación americana de la película surcoreana Janghwa, hongryeon (se llama así en serio, no me estoy riendo de nadie, y al contrario que ésta, el original tiene algunos momentos salvables).

A los cinco minutos ya sentía unas ganas terribles de abandonar la sala, y si no lo hice era por temor a que una de aquellas baterías sonoras terroríficas me pillase bajando y mi cuerpo cayese rodando por las escaleras. Toménselo como una recomendación de las autoridades sanitarias. No se expongan al Sol en las horas de máximas temperaturas, hidraten a mayores y pequeños, y bajo ningún concepto paguen por ver Presencias extrañas.


No hay comentarios: