lunes, 30 de julio de 2012

The Dark Knight Rises (2012)

Espectacular cierre a la trilogía




The Dark Knight Rises, como bien indica su propio título, reincide en la fórmula exitosa de sus dos entregas anteriores, aunque sin el efecto imprevisible, genial y traumático del Joker de Heath Ledger. En su regreso del ostracismo al que él mismo se condenó, Batman debe hacer frente a un nuevo villano, el Bane al que da vida Tom Hardy, que amenaza con destruir el sistema socioeconómico de Gotham. Esta parece una estrategia muy oportuna al calor de los movimientos revolucionarios que se han desatado en la actualidad ante la desconfianza política y financiera.

El gigantismo de la propuesta y del tono, lejos de ser una virtud, infecta la película de una grandilocuencia irritante. Sin embargo es innegable el talento de su realizador Christopher Nolan para la dirección de actores, capaz de extraer de todos ellos –la Warner ha armado un equipo de intérpretes sensacional y acertadísimo, todo hay que decirlo– trabajos muy dignos que salvan a la película de un ridículo grande.

Nolan culmina con The Dark Knight Rises más de siete horas de un entretenimiento y un espectáculo a prueba de bombas, tan condescendiente como ambicioso. Y la entrega final está a la altura de las expectativas. Nolan, con todas sus limitaciones –especialmente para las secuencias de acción y el empleo de la música–, ha conseguido salir airoso de una película inflada de grandilocuencia y épica. Aplauso fuerte y a descansar.


6 comentarios:

Luiscar dijo...

Vamos que la película es un pestiño. Parece que la "salvas" sólo por sus dos películas anteriores. ¿Le darías la misma nota si no hubieras visto El Caballero Oscuro?

Víctor E. Blanco dijo...

La película no es 'El caballero oscuro', desde luego. Pero dura 164 minutos, no miré en ningún momento el reloj y estaba deseando que no acabara aún. Que no esté al nivel de 'El cabalero oscuro' no debería disuadir a nadie de ir al cine. Y los 250 millones de dólares están bien invertidos.

Víctor E. Blanco dijo...

Vamos, que me he metido mucho con Nolan estos años pero ojalá pudiésemos tener cada verano una superproducción tan brutal y tan brillante como ésta.

Jon Nieve dijo...

Claro, te pones a despotricar a saco y parece que no te ha gustado macho.
Yo vengo ahora de verla y me ha encantado, aunque coincido en muchas cosas con tu opinion.
Cambiando de tema,cuando te vemos por zamora???

Víctor E. Blanco dijo...

Pues a finales de agosto voy. Sobre el 25 creo que estaré allí.

Anna K. dijo...

Puro espectáculo en el sentido más Debordiano posible. A mí me chirrió con mayúsculas el guión. No hay por dónde cogerlo a veces... Aún así, como tú dices, son 164 minutos que pasan rápidos, pero no está al nivel de la anterior ni mucho menos.

Saludos