viernes, 27 de febrero de 2009

The Wrestler (2008)

Cicatrices del tiempo


"¿Qué ocurre cuando se apagan las luces del escenario, cuando los fans dejan de aclamar a sus ídolos, cuando todo el mundo vuelve a sus casas y la magia del espectáculo enmudece? Entonces volvemos a la realidad, abandonamos la catarsis que nos evade de nuestras vidas cotidianas y las estrellas se despojan de sus disfraces y ornamentos, convirtiéndose en personas de carne y hueso, con sus alegrías y sus penas, como cualquiera de nosotros. Y muchos son los astros apagados, sepultados bajo el peso de la edad o las consecuencias físicas y psicológicas de décadas de entrega a una jauría humana que siempre pide más." (José Arce: La Butaca)

Evidentemente este fragmento no es mío, pertenece a la crítica The Wrestler: La tragedia del Ave Fénix que realiza José Arce en LaButaca.net, y lo he escogido porque no hay mejor manera de describir el argumento de la cuarta película de Darren Aronofsky, y de muchas otras -lo que la hace tan convencional- que retratan el descenso y/o resurrección de idolatrados mitos escénicos. Aronofsky (patinó en Réquiem por un sueño, se lució en La fuente de la vida) rinde aquí su difícil carácter al del luchador hastiado Randy Robinson, arrancando desde su espalda en la travesía por el dolor y la soledad de un tierno Mickey Rourke de rostro desfigurado por las peleas del tiempo.

Un engranaje argumental convencional que ya hemos visto muchas veces (sin ir más lejos, el primer Rocky) esconde un tratamiento rudo y resignado del héroe. El final no es lacrimógeno, no hay resurrección, ni redención posible. Es un salto para abrazar el dolor físico como el único posible. Aunque no sea éste el que más duele.


2 comentarios:

Fer dijo...

Pues a mi sí me gusto Réquiem Por Un Sueño, eso sí a la primera, cuando todavía sorprende impresiona e incluso inquieta, eso sí, la banda sonora tiene mucho que ver. La historia de la anciana y sobre todo su final sobrecoge aún más que la de su hijo.

un abrazo!

Víctor Blanco dijo...

sí, es verdad q a mucha gente (sobretodo de nuestra generación) le encantó Requiem por un sueño, pero a mí es precisamente la historia de la anciana la q mas q conmoverme me da hasta grima, y creo q el unico acierto de toda la pelicula son esas notas musicales "in crescendo"...

es una de las peliculas a las q me gusta insultar de vez en cuando, pero quizá tuve un mal dia jajaja